Dice Óscar Plasencia —autor del guion junto con Raúl Brambilla— que en un principio, Sus ojos se cerraron (y el mundo sigue andando) iba a ser dirigida por Carlos Saura, que atrapado por la historia narrada por ambos guionistas, «propuso unas ideas magníficas para la puesta en escena, pero desgraciadamente por problemas de agenda no pudo hacerlo».

Fue Jaime Chávarri quien finalmente acometió la dirección de esta historia genialmente pergeñada por Plasencia y Brambilla, en la que vida y obra del inolvidable Carlos Gardel se muestra desde un punto de vista diferente, sorprendente y casi surrealista, como bien recalca en su crítica, que adjunto en esta entrada, Enrique Fernández Lópiz.

Hoy, viernes, tenemos la ocasión de volverla a ver en TVE2, pero antes me gustaría hablar sobre  uno de sus artífices, el guionista, director, productor y miembro de la Academia de Cine Europeo, Óscar Plasencia, colaborador en wwww.moonmagazine.info y amigo entrañable, desde que en 2012 tuviera la oportunidad de reseñar Cosecha Negra, novela en la que Óscar compartió autoría con Víctor Claudín, otro estupendo escritor que también ha dejado su huella en la revista.

Ante todo, Óscar Plasencia es un gran profesional que ama el cine y lo defiende desde abajo. Desde la labor muchas veces eclipsada del escritor que urde la trama de una historia cuyo brillo finalmente acabarán luciendo directores y actores, siendo la imagen de estos últimos, en muchas ocasiones, la que quedará prendida en el imaginario del espectador. Qué sería del cine sin el trabajo  silencioso del escritor, del guionista. Esa es la pregunta.

Pero conozcamos la labor profesional de Óscar, que ha escrito guiones de películas como Fugitivas, de Miguel Hermoso; Todas las mentiras, dirigida por Miguel Perelló; y Afinidades, codirigida por Jorge Perugorría y Vladimir Cruz, donde también fue Productor Ejecutivo. Su guion cinematográfico Malditas sean las mujeres obtuvo la Mención Especial del Jurado en el Festival de Cine de la Habana. En la actualidad, dirige y produce el documental Tras los pasos de Sebastián, dedicado a Sebastián Iradier, el olvidado músico vasco al que debemos la composición más versionada de la historia de la música: La Paloma.

Sus ojos se cerraron obtuvo el Cóndor de Plata al mejor guion. Quizás, como dice  Enrique Fernández Lópiz, pasó injustamente inadvertida en el momento de su estreno.

Esta noche tenemos la oportunidad de volverla a ver.

Quien lo haga por vez primera, descubrirá una historia diferente, un homenaje al tango y  a su máximo creador; gozará con la magnífica interpretación de Darío Grandinetti, al que no le va a la zaga una acertadísima Aitana Sánchez-Gijón y el resto del elenco, en un claro ejemplo de que con creatividad y un buen guion se hace buen cine.

Hoy, a las 22.00 horas en TVE2.

Sus ojos se cerraron (y el mundo sigue andando).

 

 

 

Anuncios