Hay muertos que no son conscientes de serlo.

Un día te mueres y no te enteras.
Y sigues haciendo tu vida, nada ha cambiado, solo que estás muerto.
Pero hay algo que te resulta extraño. Te sientes más liviano y no has hecho régimen.
Además, todos te ignoran. Tu familia, tus amigos, incluso tu jefe, lo cual ya te empieza a parecer raro…
Y la cuestión es sencilla: estás muerto, cadáver, fiambre, enterrado, olvidado y hecho polvo -o sea, humus-. Pero tú no lo sabes.
Y entonces llega alguien y se da cuenta.

Si serás cabezota… ¿No ves que te pincho y sale aire?

Moon Naciente en un arrebato reflexivo, sí.

Anuncios