De los circos me quedo con los leones.
Nunca me gustaron los enanos, no porque sean bajitos, sino porque tienen la maldita manía de crecer contra natura. Para mí que poseen vocación de tostada con intenciones suicidas.
Los payasos, en cambio, me hacen reír, son tiernos y patosos. Como yo. Siempre hay alguno más cascarrabias. Como yo. Y el otro, el de la sonrisa ancha y de oreja a oreja, siempre la caga. Perdón, quise decir que mete la pata. Como yo.
Los perrillos amaestrados están bien…hacen piruetas y se ponen de pie, con la lengua fuera. Enseguida sabes cuál es el macho y cuál la hembra.
Me quedan las focas (dependiendo del presupuesto, pueden ser focas o pulgas),  los acróbatas y trapecistas (con estos últimos se me contractura el cuello), también me falta por mencionar a los domadores, las hienas (esto igual es de alguna película de De Mille), ¡ah,  y  el mago prestidigitador!
¡Lo mejor de lo mejor!
El mago que hace que nazca la ilusión de la nada, que se convierta en alegría la desesperanza…que la guerra sea una explosión de confetti y que la luna aparezca y desaparezca desde el fondo de su chistera negra.

Moon Naciente.

5dcb2a237daaef5c286bca26f9d03014

Anuncios